A Coruña, ciudad atlántica, ubicada en una península, presume de muchas cosas, entre ellas de los 13 kilómetros de su Paseo Marítimo, uno de los más largos de Europa. Su recorrido desde el Castillo de San Antón (hoy Museo Arqueológico e Histórico), a O Portiño nos permitirá acercarnos a la historia de la ciudad y disfrutar de magníficas vistas, adornadas con un original mobiliario urbano. Panorámicas como la que podremos disfrutar desde el Monte de San Pedro no serán fáciles de olvidar.

Torre de Hércules

La Torre de Hércules, Patrimonio de la Humanidad desde 2009, es sin duda su monumento más significativo. Testigo de la presencia de los romanos (fue construida a finales del siglo I-principios del II), que la usaban para controlar el tráfico marítimo y proteger a los barcos que recorrían las rutas hacia el norte de Europa de la rudeza de esta costa, fue modificada en el siglo XVIII por Eustaquio Gianinni, que le dio su aspecto exterior actual. El Parque Escultórico de la Torre nos ofrece interesantes obras de arte contemporáneo inspiradas en tradiciones e historias de la ciudad como Breogán o Caronte, firmadas por escultores como Ramón Conde o Francisco Leiro.

Sin abandonar el Paseo Marítimo podremos acercarnos al Acuarium Finisterrae, que exhibe interesantes ejemplares marinos que pueblan nuestras costas, o a la Domus, edificio de formas contemporáneas construido por el arquitecto Arata Isozaki con materiales autóctonos, como el granito o la pizarra. Se trata de un museo interactivo en cuya puerta nos recibe una impresionante escultura de Botero, que representa a un Guerrero Galáico. La Casa de las Ciencias o el MUNCYT cierran el grupo de museos científicos. El Museo de Bellas Artes nos sorprende con sus fondos permanentes y con las exposiciones que organiza. Pero son muchas las fundaciones, asociaciones y galerías privadas coruñesas que apuestan por diversas disciplinas artísticas. Por citar algunas: la Barrié, la Fundación María José Jove, Abanca, Luis Seoane

También nos encontramos en A Coruña con lugares que nos transportan al pasado, como la Casa Museo de Emilia Pardo Bazán o las de María Pita, Casares Quiroga, Picasso…y cómo no, es obligado recomendar la visita al Museo Histórico Militar o al Museo de Arte Sacro de la Colegiata. Y hagamos la ruta caminando: A Coruña es una ciudad cómoda para ello, y durante el recorrido nos encontraremos con algunas de las playas urbanas de bandera azul más espectaculares de la ciudad, como Orzán o Riazor.

En la Ciudad Vieja, la piedra y el cristal mandan en las casas de galerías luminosas y variadas .El modernismo se mezcla con templos románicos, como la iglesia de Santiago, la Colegiata de Santa María, o barrocos, como la Iglesia de Santo Domingo, que alberga la capilla e imagen de la patrona de la ciudad: Nuestra Señora del Rosario. Plazas como la de las Bárbaras, la de A Fariña y la grandiosa María Pita se encargan de unir la zona antigua con la moderna.

La Marina con sus terrazas, el Muelle de Trasatlánticos, los Cantones con sus jardines, donde la Rosaleda, el Calendario y el Reloj Floral son visita obligada, son otros de los espacios que A Coruña regala al visitante. Y no nos olvidemos del ocio, tanto nocturno como el de sus calles de vinos y tapas, que nos ofrecen productos de la tierra y, cómo no, del mar. Recomendamos para abrir boca visitar algunos de sus mercados, como el de San Agustín o el de la Plaza de Lugo, rodeados de una interesante zona comercial. No en estamos en la ciudad donde la moda se palpa en la calle, ya que es cuna de algunas de las firmas más exitosas a nivel mundial, como Inditex.