Mais que Románico

Turismo cultural

Categoría: Ciudades

A Coruña

A Coruña, ciudad atlántica, ubicada en una península, presume de muchas cosas, entre ellas de los 13 kilómetros de su Paseo Marítimo, uno de los más largos de Europa. Su recorrido desde el Castillo de San Antón (hoy Museo Arqueológico e Histórico), a O Portiño nos permitirá acercarnos a la historia de la ciudad y disfrutar de magníficas vistas, adornadas con un original mobiliario urbano. Panorámicas como la que podremos disfrutar desde el Monte de San Pedro no serán fáciles de olvidar.

Torre de Hércules

La Torre de Hércules, Patrimonio de la Humanidad desde 2009, es sin duda su monumento más significativo. Testigo de la presencia de los romanos (fue construida a finales del siglo I-principios del II), que la usaban para controlar el tráfico marítimo y proteger a los barcos que recorrían las rutas hacia el norte de Europa de la rudeza de esta costa, fue modificada en el siglo XVIII por Eustaquio Gianinni, que le dio su aspecto exterior actual. El Parque Escultórico de la Torre nos ofrece interesantes obras de arte contemporáneo inspiradas en tradiciones e historias de la ciudad como Breogán o Caronte, firmadas por escultores como Ramón Conde o Francisco Leiro.

Sin abandonar el Paseo Marítimo podremos acercarnos al Acuarium Finisterrae, que exhibe interesantes ejemplares marinos que pueblan nuestras costas, o a la Domus, edificio de formas contemporáneas construido por el arquitecto Arata Isozaki con materiales autóctonos, como el granito o la pizarra. Se trata de un museo interactivo en cuya puerta nos recibe una impresionante escultura de Botero, que representa a un Guerrero Galáico. La Casa de las Ciencias o el MUNCYT cierran el grupo de museos científicos. El Museo de Bellas Artes nos sorprende con sus fondos permanentes y con las exposiciones que organiza. Pero son muchas las fundaciones, asociaciones y galerías privadas coruñesas que apuestan por diversas disciplinas artísticas. Por citar algunas: la Barrié, la Fundación María José Jove, Abanca, Luis Seoane

También nos encontramos en A Coruña con lugares que nos transportan al pasado, como la Casa Museo de Emilia Pardo Bazán o las de María Pita, Casares Quiroga, Picasso…y cómo no, es obligado recomendar la visita al Museo Histórico Militar o al Museo de Arte Sacro de la Colegiata. Y hagamos la ruta caminando: A Coruña es una ciudad cómoda para ello, y durante el recorrido nos encontraremos con algunas de las playas urbanas de bandera azul más espectaculares de la ciudad, como Orzán o Riazor.

En la Ciudad Vieja, la piedra y el cristal mandan en las casas de galerías luminosas y variadas .El modernismo se mezcla con templos románicos, como la iglesia de Santiago, la Colegiata de Santa María, o barrocos, como la Iglesia de Santo Domingo, que alberga la capilla e imagen de la patrona de la ciudad: Nuestra Señora del Rosario. Plazas como la de las Bárbaras, la de A Fariña y la grandiosa María Pita se encargan de unir la zona antigua con la moderna.

La Marina con sus terrazas, el Muelle de Trasatlánticos, los Cantones con sus jardines, donde la Rosaleda, el Calendario y el Reloj Floral son visita obligada, son otros de los espacios que A Coruña regala al visitante. Y no nos olvidemos del ocio, tanto nocturno como el de sus calles de vinos y tapas, que nos ofrecen productos de la tierra y, cómo no, del mar. Recomendamos para abrir boca visitar algunos de sus mercados, como el de San Agustín o el de la Plaza de Lugo, rodeados de una interesante zona comercial. No en estamos en la ciudad donde la moda se palpa en la calle, ya que es cuna de algunas de las firmas más exitosas a nivel mundial, como Inditex.

Santiago de Compostela

Es obligado visitar Santiago de Compostela para cualquiera que llegue a Galicia. Capital de la Comunidad Autónoma desde 1981 y Patrimonio de la Humanidad desde 1985, esta pequeña ciudad (su población ronda los 100.000 habitantes) esconde tesoros en casi todos sus rincones, y su majestuosa catedral, una de las joyas del arte y la arquitectura de Europa, le otorga un ambiente casi sobrenatural.

Aunque su población fija no es mucha, la ciudad crece notoriamente durante nueve meses al año gracias a los estudiantes que llenan la Universidad de Santiago de Compostela, una de las más prestigiosas de España. Fue la primera universidad de Galicia, y se fundó en 1495 gracias en gran parte a la importante figura del Arzobispo Alonso III de Fonseca y a su conocimiento de la universidad salmantina.

Junto al ambiente universitario, el fenómeno de las peregrinaciones también influye en el crecimiento demográfico flotante de la capital gallega:  su crecimiento ha sido imparable desde el Año Xacobeo de 1993, y ha convertido Compostela en unos de los destinos más importantes a nivel mundial.

Y esto debemos agradecérselo a una tumba, o más bien al descubrimiento del Sepulcro de Santiago el Mayor por parte del Ermitaño Pelagio, y a personajes como Teodomiro, Alfonso I, Gelmírez… y otros muchos que, a lo largo de la historia, contribuyeron a proteger y engrandecer la ciudad apostólica y su leyenda.

Labrada en granito gallego, el entorno monumental de la Catedral de Santiago nos ofrece infinidad de plazas y rincones que mantienen la esencia a través del tiempo. La Catedral actual se comienza a edificar en el año 1075, por lo que mantiene, aun con modificaciones, su planta románica, lo mismo que la fachada de Platerías, la única de esa etapa que se conserva en el exterior. Las otras fueron modificadas durante los siglos XVII/XVIII. Esto incluye a la celebérrima fachada del Obradoiro, que cobija el Pórtico de la Gloria, considerado el máximo exponente mundial de la escultura románica… y tímido anunciador del nuevo estilo gótico que comenzaba a inundar Europa.

Durante el Barroco se produce una profunda transformación en la ciudad medieval, y esos cambios han llegado hasta nuestros días. En la plaza del Obradoiro preside la majestuosa fachada de la catedral del mismo nombre; de hecho su construcción fue lo que permitió el acondicionamiento de la plaza. El Hostal de los Reyes Católicos, hoy Parador Nacional de Turismo, aúna planteamientos todavía góticos, como el de su capilla, con novedosas y salubres soluciones renacentistas, tanto en sus patios interiores como en su fachada. En ella, un complejo programa iconográfico nos alerta de la necesidad de mantener una mente sana a fin de gozar de un cuerpo también sano. Y nos presenta a personajes como Isabel de Castilla o Fernando de Aragón.

El actual edificio consistorial de la ciudad comparte emplazamiento con el despacho de Protocolo del Presidente de la Xunta de Galicia en el Pazo de Raxoi, edificio de formas neoclásicas mandado construir por el Cabildo Catedralicio a finales del siglo XVII/principiops del XVIII. Cierra la plaza por último el Colegio de San Xeróme, actual Rectorado de la Universidad, que destaca por mostrar cómo en Galicia, incluso en el siglo XV, las formas románicas continuaban vivas, tal como nos muestra la portada de la fachada, reutilizada en el XVII.

La Plaza de Platerías, con su escalinata de acceso a la catedral y su fachada de formas románicas, o la de la Quintana junto con la de Azabachería, cierran el entorno monumental de la catedral. En la Plaza de la Quintana se encuentra también la Puerta Santa. Llegados a este punto dejamos atrás las imponentes plazas de Platerías y del Obradoiro y nos vamos a callejear por la impresionante zona antigua de Compostela.

En la Rúa do Franco encontramos el Colegio de Fonseca, del primer tercio del XVI, que albergó la universidad y hoy es Biblioteca. Su patio lo preside su fundador, Alonso III de Fonseca, rodeado del texto en piedra de donde surge el lema de la USC “Gallaecia fulget”. En esta calle están algunos de los locales más emblemáticos de Santiago de Compostela, es sin duda una de las arterias principales de la ciudad y nos conduce directa a la Alameda, que ofrece en su paseo magníficas panorámicas de la ciudad del Apóstol Santiago el Mayor, además de una interesante ruta botánica, la Iglesia del Pilar, las “Dos Marías”

Muy recomendable es la visita al mercado de la ciudad, lleno de bullicio y vida, en plena zona de vinos y tapeo. Las opciones son muchas para seguir visitando Compostela: San Martiño Pinario, el Museo de las Peregrinaciones, el Museo de Arte Contemporáneo, o el de SantDomingos de Bonaval, cuyo antiguo cementerio alberga hoy uno de los muchos parques que posee Santiago.

¿Por dónde empezamos la ruta?

Descubre Lugo

¿Sabes que la Muralla de Lugo es el recinto amurallado mejor conservado de toda la Península Ibérica? Recorrerla es una experiencia única, una de las muchas que te proponemos con esta visita guiada por la ciudad de Lugo. Empezamos a caminar desde la muralla, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000, fijándonos en su planta rectangular y en su construcción: los romanos la levantaron con pizarra y sillares de granito, y en la actualidad conserva 70 cubos y 10 puertas. Nosotros subiremos al adarve para recorrer el pequeño tramo que lleva a la puerta de Santiago, que seguramente ya existía en la época romana, aunque está totalmente modificada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Bajaremos de la muralla para contemplar la fachada de la catedral de Santa María, una catedral única en Galicia, pues tiene expuesto en su Altar Mayor el Santísimo Sacramento. El templo se comenzó a construir en el siglo XI, y durante la visita analizaremos su estilo románico, pero encontraremos otros, como gótico, renacentista, barroco o neoclásico, fruto del proceso constructivo a lo largo de los siglos. Esta catedral es una joya artística: en su interior veremos uno de los coros más espectaculares del arte gallego, realizado por el escultor Francisco de Moure. Dejaremos el templo no sin antes detenernos en la capilla barroca de Nuestra Señora de los Ojos Grandes, patrona de la ciudad. Saldremos por la puerta norte, donde buscaremos las maravillosas figuras de su tímpano bilobulado, y subiremos caminando hacia la Plaza del Campo, donde se encuentra el Centro de Interpretación de la Muralla. En el centro de la plaza está la fuente de San Vicente Ferrer. Toda esta zona es la tradicional calle de los vinos, aunque hoy en día el tapeo es ya tradición en todos los barrios de la ciudad: en los bares de Lugo, la consumición incluye tapa.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Seguimos nuestra ruta hacia la Plaza de la Soledad, lugar donde se encuentra el Museo Provincial de Lugo, creado en el año 1932 para conservar y exponer todos los hallazgos arqueológicos de la provincia. Alberga interesantes colecciones de orfebrería, numismática,  pintura  y una de las más importantes de cerámica de Sargadelos. Nuestro recorrido sigue por la Plaza de Santo Domingo y la calle de la Reina, hasta la Plaza Mayor, presidida por el edificio del Concello, construido en el año 1736 por Antonio Ferro Caaveiro, donde termina nuestra visita.

¿Te vienes a conocer Lugo con Máis que Románico? Contacta aquí con nosotras.

 

Descubre Ourense

La capital termal de Galicia, Ourense, es una ciudad que sorprende al visitante con muchos otros tesoros, como su maravilloso casco histórico, que Máis que Románico os propone recorrer con una ruta guiada. En este trayecto, que haremos a pie, repasaremos la historia de la ciudad, de la que hay documentos escritos desde el siglo VI, cuando se convierte en sede episcopal de la diócesis Auriense.

Nuestra visita comienza en las famosas Burgas, uno de los numerosos manantiales de aguas termales del municipio, aunque estas destacan por su alta temperatura y su abundante caudal, casi invariable durante todo el año. Aquí descubriremos algunas cosas sobre las fuentes y sus leyendas, para continuar nuestro recorrido, pisando las preciosas calles empedradas del casco histórico de Ourense, para dirigirnos a la Praza Maior. Durante el trayecto veremos casas que sin aviso nos pasarían desapercibidas, donde las placas nos hablan de los ilustres personajes que las habitaron. En Ourense nacieron la mayor parte de los movimientos galleguistas políticos, literarios y sociales de comienzos del siglo XX, e iremos desgranando este pasado entre historias de Vicente Risco, Otero Pedrayo, Castelao, Cabanillas y muchos otros.

Llegaremos así de entretenidos a la Praza Maior, el centro de la ciudad antigua, llena de vida desde hace siglos. Nos fijaremos en su suelo inclinado, que la hace única en España, y elevaremos la vista para ver sus soportales y la arquitectura de estos y de los edificios, de los siglos XVII, XVIII y XIX. Tras un buen repaso a las edificaciones, seguiremos caminando entre callejuelas para alcanzar la Plaza del Trigo, de típico trazado medieval.

Desde esta plaza vamos a llegar a la Catedral de Ourense, un templo de origen románico (su construcción se inició en 1160 y se terminó a mediados del siglo XIII). Buscaremos en sus puertas y naves las huellas del Maestro Mateo y del románico compostelano, sin olvidarnos de “cazar” los añadidos posteriores, para terminar en el impresionante Pórtico del Paraíso, solo comparable al Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago. Antes de dejar la catedral pasaremos por la capilla del Santo Cristo, venerado en Ourense, y caminaremos hasta la cercana parroquia de Santa Eufemia, de hermosa fachada barroca con elementos rococós, construida en el siglo XVIII.

Estamos en plena zona de vinos de la ciudad, llena de vida. Podremos tomarnos uno tras terminar nuestra visita guiada, que culmina en la Alameda, llena de edificios interesantes, como el Liceo, que ocupa desde el año 1870 el pazo gótico-renacentista de los condes de Valladares (siglo XVI).

¿Quieres hacer esta ruta guiada? Contacta aquí con nosotras.