Mais que Románico

Turismo cultural

Categoría: Rutas por la Ribeira Sacra

Ruta del románico de O Saviñao

A través de los monumentos más representativos del municipio de O Saviñao (Lugo), nos adentramos en una parte del pasado monacal de Ribeira Sacra. La ruta se inicia en la iglesia de Santo Estevo de Ribas de Miño, que como indica su topónimo se halla en la vertiente oriental dicho río.

Santo Estevo de Ribas de Miño

En sus proximidades se emplazaba un monasterio de monjes benedictinos del cual sólo se tiene constancia documental. Del antiguo cenobio pervive el templo de Santo Estevo, ejemplo del románico tardío del siglo XIII, cuyo estilo delata la presencia de un taller influenciado por las fórmulas del maestro Mateo.

En su fachada descubriremos un rosetón de piedra calada de casi cuatro metros de diámetro que lo convierte en uno de los más grandes de Galicia. Y, en la arcada menor de su portada, la representación de Cristo y la Virgen mediante dos figuras que portan un disco solar y una media luna, respectivamente, junto al rey David portando un salterio, acompañado de su séquito de cuatro músicos.

Ya en el interior encontramos una hermosa Epifanía realizada en tres piezas pétreas independientes de la misma época que la iglesia.

Continuamos nuestra ruta hasta la parroquia de Diomondi. Allí encontramos el templo monacal de San Paio realizado en la segunda mitad del siglo XII como señala una inscripción situada en el tímpano marmóreo de su portada. En dicho frontis descubriremos dos parejas de centauros junto a cuadrúpedos, aves y lobos.

San Paio de Diomondi

En su interior nos sorprenderá una gran pila bautismal realizada en un único bloque granítico, con decoración vegetal y geométrica al exterior y una figura humana en su interior.

Adosado al muro norte del templo y sobre el solar del antiguo cenobio se halla el Palacio Episcopal, residencia de verano de los obispos lucenses que ha sido rehabilitada recientemente.

Seguimos nuestra ruta atravesando la capital municipal Escairón para llegar a la feligresía de Seteventos. Su sencillo templo parroquial alberga extraordinarias pinturas murales datadas en el siglo XV en las que se representa el Juicio Final, el Calvario, la Anunciación y a santa Catalina de Alejandría.

Santa María de Seteventos

Acabamos nuestro recorrido en la parroquia vecina de Abuime, donde exploraremos el pasado neolítico del municipio a través de dolmen de Abuime. El túmulo megalito conserva seis grandes ortostatos que configuran su planta de tres metros de diámetro.

Ruta del románico de Chantada

Algo que no podemos perdemos en nuestra visita a la Ribeira Sacra es el románico de Chantada. Iniciamos nuestra ruta en el centro de la villa de Chantada, concretamente a los pies de la iglesia “vieja” de Santa Mariña y enfrente de la casa Lemos, actual oficina de turismo. Nos hallamos en el corazón del casco histórico, junto a la plaza del Cantón empedrada y rodeada de casas con galerías tradicionales.

Dejamos atrás la villa para iniciar nuestro recorrido románico en la iglesia de Santa María de Pesqueiras. A ella accederemos por el antiguo camino empedrado que usaban los lugareños para asistir al culto. El templo es obra del siglo XIII, momento en que se funda el monasterio femenino al que pertenece hasta finales del siglo XV. Del antiguo cenobio no conservamos restos. 

Santa María de Pesqueiras

Su estilo es románico tardío y deudor de la fórmulas empleadas en la iglesia vecina de Santo Estevo de Ribas de Miño (O Saviñao). Consta de nave única y cabecera semicircular cubierta la primera con techumbre de madera a dos aguas y la segunda con bóveda de cañón y cuarto de esfera en el hemiciclo.

No conserva su fachada original. El acceso lo abordaremos desde la portada sur, donde una cuidada decoración de hojas, tallos y perlados ornan sus columnas. En el interior descubriremos la peculiar organización de ábside, cuyo muro es excavado para realizar tres pequeños absidiolos provistos de su propia bóveda y donde se colocan las ventanas completas de la cabecera. También en el interior se hallan hermosas pinturas murales del siglo XVI.

Continuamos la ruta cruzando el río Asma y llegamos a la feligresía de San Salvador. Su monasterio se erige en una elevación dominando el territorio inmediato. El cenobio actual anexo a la iglesia es obra de los siglos XVII y XVIII, aunque su fundación se remonta los siglos IX y X.

San Salvador de Asma

El templo es de estilo románico, realizado a finales del siglo XII. Sin embargo, la fachada fue reconstruida siguiendo la misma pauta estilística que el monasterio existente. Presenta nave única y cabecera semicircular al exterior, pero poligonal al interior. En ella se abren tres ventanas completas, dos de ellas cegadas por la sacristía. Cabe destacar un retablo renacentista presidido por la figura del Salvador con dos escenas de hermosa labra: Natividad y Epifanía.

En el exterior observamos parte de un vano prerrománico reutilizado con idéntico fin y numerosos canecillos de diversa decoración: animales, demonios, humanos, etc. Sus capiteles son también un signo de identidad en San Salvador. Estos se ornan con tres figuras de cuadrúpedos o grifos donde dos de ellos comparten una única cabeza. Esta misma decoración se reflejará en otros templos de la zona deudores de este taller.

Santa María de Caporramiro

Seguimos nuestro itinerario hasta la parroquia vecina de Camporramiro. Allí descubriremos el templo de Santa María, construido según la leyenda local en honor al rey Ramiro I tras vencer a los normandos en la batalla sucedida en este lugar.

La iglesia, de nave única y cabecera recta, muestra tres etapas constructivas todas ellas románicas, pero de escuelas diferentes. El ábside exhibe un estilo muy trabajado propio del taller de Pesqueiras y Ribas de Miño (O Saviñao). Sin embargo, la nave es más austera con una fachada con arquivolta de casetones deudora de la fábrica de Santa María do Castelo (Taboada). Y, finalmente, el lateral sur es de otra campaña diferente. Sus formas muestran mayor rudeza y algunos canecillos exhiben motivos antropomorfos donde se representa a una madre con su hijo en el regazo (posible Virgen con Niño) y un escriba.

Ponemos rumbo a Nogueira con una breve parada en el mirador Pena Branca desde donde observaremos los pueblos de Bexán (O Saviñao) y río arriba Belesar (Chantada).

Finalmente llegamos al templo de Santa María de Nogueira, ejemplo románico de finales del siglo XII con fachada reformada en el XVIII, momento en que también se realiza la torre campanario.

Santa María de Nogueira

En el exterior observamos variada decoración geométrica, vegetal y antropomorfa. Pero es en el interior donde atesora su mayor riqueza. Todo el templo se halla decorado con pinturas murales de estilo manierista de excelente calidad atribuidas al maestro de Nogueira. En la nave se disponen restauradas las escenas de Resurrección, Juicio Final, Anunciación y San Sebastián. En la cabecera, aún por restaurar, la Oración en el Huerto y el Prendimiento.

Ruta del románico de Taboada

Una de nuestras rutas más desconocidas de la Ribeira Sacra es sin duda la que transcurre por tierras de Taboada (Lugo). A pesar de ello, el municipio atesora numerosas monumentos románicos que junto a su rico patrimonio etnográfico civil configuran un interesante itinerario.

Iniciamos nuestro recorrido en el templo de San Pedro de Bembibre, realizado según la inscripción de su puerta sur en la Era de 1229 (Año 1191). La Portada principal, enmarcada por un grueso motivo zigzagueado, posee tres pares de columnas con delicados fustes estriados y capiteles de variada labra entre los que destaca la representación de un avaro.

En su interior encontramos hermosas pinturas murales donde se representa un calvario, escenas de la vida San Cristóbal, junto a San Blas y San Antonio.

Taboada dos Freires

Continuamos nuestro recorrido dejando atrás el lugar de San Pedro donde se emplaza el Pazo de los condes de Taboada, emblemática construcción del siglo XVI. Tras atravesar la capital municipal llegamos a la iglesia de Santa María de Taboada dos Freires cuya portada no dejará indiferente al espectador. Su tímpano muestra a Sansón desquijando al león perfectamente integrado en un marco lobulado. Y, bajo éste, una inscripción referente al maestro Pelagivs Iohanne y a su fecha de construcción: Era 1228 (Año 1190).

Seguimos hasta la feligresía de Piñeira y el templo de Santa María, cuyas dimensiones delatan su pasado monacal. Su fachada ha sido reformada, pero la cabecera conserva toda la esencia románica en sus ventanas completas y canecillos. Del mismo modo la portada lateral de su nave, de considerable altura, se decorada con ricos motivos vegetales. En su interior se reitera la decoración vegetal en capiteles y ventanas. Pero, sin duda, lo más relevante son las pinturas murales de su cabecera y el baldaquino pétreo de estilo gótico situado en la nave.

Santa María de Piñeira

Proseguimos rumbo a San Xulián do Campo, templo modificado en las continuas reformas que sufrió su fábrica románica. De ella conserva una ventana completa situada en la cabecera y la portada principal, cuyo tímpano exhibe una cruz antefija sobre dos mochetas zoomorfas.

Finalizamos nuestro recorrido en la parroquia de Castelo, lugar donde cada año celebran la Queima das fachas iluminando con antorchas la croa de su castro. También interesante es el elaborado cruceiro que encontramos de camino hacia la iglesia de Santa María.

Santa María do Castelo

El templo manifiesta un estilo muy peculiar en el que predomina la decoración de casetones con arquillos coronados por una bola en su interior. Este elemento se observa en las portadas y el arco triunfal de Santa María y confieren al templo y a su artífice un sello de identidad propio.

También cabe señalar la decoración de la ventana completa de la cabecera, donde ningún elemento queda sin ornato: bases con rosetas en los plintos y rostros en las esquinas, capiteles con aves y ricos arquitos con bolas en chambrana, arquivolta y tímpano.

Ruta del románico de Sober

Para descubrir el románico de la Ribeira Sacra podemos hacer rutas que combinen arte y paisaje, como esta que os proponemos en tierras de Sober (Lugo). Comenzamos esta ruta en la parroquia de Lobios, donde vamos a visitar la iglesia de San Xulián, que perteneció a un antiguo monasterio de monjas benedictinas, aunque de las dependencias monásticas no se conservó nada. Estamos ante uno de los ejemplos de tardorrománico que conservamos en la Ribeira Sacra (1200-1225).

Presenta una sola nave rectangular, con techumbre de madera y una cabecera rectangular. En el interior, el tramo presbiterial se cubre con bóveda de crucería apoyada sobre ménsulas-capitel, elemento estructural característico de la arquitectura tardorrománica galaica. En las cuatro ménsulas aparece esculpido el Tetramorfos según la visión de Ezequiel. 

En el exterior destacamos la portada sur, que presenta un abocinamiento muy marcado. Las arquivoltas se apoyan sobre capiteles con interesante iconografía de centauros, dragones y aves que representan una confrontación entre el bien y el mal. La portada principal es similar a la sur, con decoración vegetal en sus capiteles. Sobre la portada se puede ver una hermosa ventana con dos vanos, arco apuntado y decoración con bolas y conchas de vieira. 

En esta parroquia no podemos perdernos el santuario de Nosa Señora dos Anxos, el cruceiro y el souto con imponentes castaños centenarios. Así que en nuestro recorrido haremos una parada para disfrutar de estas joyas.

Continuamos la ruta hasta la vecina parroquia de Pinol. La iglesia de San Vicente se constituye como parroquia en el siglo XII. Su fachada destaca por un pequeño rosetón con una estrella de seis puntas y su sencilla portada con decoración vegetal y geométrica. El interior presenta planta de cruz latina. Lo más interesante son dos capiteles en el brazo del cruceiro. En uno de ellos están representados Adán y Eva, y en el otro animales reales y fantásticos. Los muros de la nave están cubiertos de pinturas murales sin restaurar.

Desde Pinol podemos subir a Cadeiras, donde está uno de los miradores más espectaculares sobre el cañón del Sil, además del santuario, en el que hay romería el 8 de septiembre. En Sober se puede hacer una ruta de miradores para disfrutar de este paisaje excepcional que tenemos en la Ribeira Sacra.

La última iglesia románica  que tenemos en ruta es la de Santa María, en la parroquia de Proendos. La iglesia es del siglo XII, aunque fue modificada en épocas posteriores.  Lo más interesante es su cabecera rectangular, que conserva unas pinturas murales del siglo XVI, restauradas, donde aparecen representada La Anunciación, San Blas o la Adoración de los Pastores, entre otras.

Cerca de la iglesia hay unos petroglifos muy interesantes.

Ruta por Monforte de Lemos

Uno de los lugares que no nos podemos perder, si visitamos la Ribeira Sacra, es la ciudad de Monforte de Lemos. Desde Máis que Románico os proponemos realizar una visita a pie desde el monte de San Vicente hasta el Campo de la Compañía.

Monforte de Lemos

Nuestra visita comienza en el monte de San Vicente, donde, según algunos autores, estuvo emplazado el Castro Dactonium, habitado por el pueblo de los Lemavos. En este lugar se encuentra el Conjunto monumental de San Vicente del Pino, en el que destaca la Torre del Homenaje, flanqueada por el Monasterio Benedictino de San Vicente y el palacio de los Condes de Lemos. En la actualidad, el monasterio y el palacio forman parte del Parador de Turismo. Desde este lugar comenzamos el descenso hacia la Puerta Nueva, una de las entradas de la vieja muralla medieval, que nos llevará hasta el casco antiguo de Monforte y su barrio de ámbito judío. La presencia judía en Monforte fue muy importante durante la Edad Media. Recorriendo estas calles conoceremos los barrios gremiales y los lugares de tradición judía. Salimos del recinto amurallado por la Puerta de la Alcazaba, la más antigua que se conserva. Bajamos por la calle de Santo Domingo y llegamos a la cárcel vieja, construcción que albergó los calabozos de la ciudad. Al lado de la cárcel vieja se encuentran los restos de otra de las puertas de la muralla, la puerta de la cárcel vieja, por la que llegaremos a la plaza de España. Desde aquí seguimos caminando hacia la calle del Comercio, en la que encontramos una casa con balconada y con mucha historia: el antiguo hospital de la Orden de San Antonio. También fue casa consistorial y en la actualidad se encuentra la oficina municipal de turismo y el Centro del vino de la Ribeira Sacra. Muy cerca de este lugar se encuentra una pequeña calle, en la que podremos ver la casa más estrecha de España, recogida en el libro Guinnes. Su fachada tiene 1, 5 m de ancho.

Castillo de Monforte de Lemos

Al terminar la calle del Comercio llegamos hasta el Puente Viejo, de origen romano, aunque la actual construcción data del siglo XVI. Cruzando el puente viejo nos econtramos con la fachada del Convento de las Madres Clarisas ( siglo XVII) fundado por los VII Condes de Lemos, que alberga el segundo Museo de Arte Sacro más importante de España. Regresamos a la calle Cardenal, en el centro de la ciudad, en la que en el siglo XVII se encontraba una importante industria sedera promovida por el Conde de Lemos, Don Pedro Fernández de Castro. Seguimos hacia el Campo de la Compañía pasando por el Parque de los Condes, que está situado a la orilla del río Cabe, con hermosos puentes de madera y en el que se encuentra también un viejo puente de piedra mandado construir por el Cardenal D. Rodrigo de Castro en el siglo XVI.

El Campo de la Compañía está presidido por el Colegio de Nuestra Señora la Antigua, más conocido por el Escorial Gallego. Fue fundado el cardenal D. Rodrigo de Castro en el año 1593. Este grandioso monumento alberga una curiosa escalera monumental, dos claustros renacentistas, la iglesia jesuítica y una pinacoteca con obras de autores importantes como El Greco.

¿Quieres hacer esta ruta con nosotras? Contacta aquí.

Ruta del románico de Pantón

La Ribeira Sacra es el punto europeo con mayor concentración de arquitectura románica, y en la zona de Pantón encontramos algunos templos realmente espectaculares. Con esta ruta de Máis que Románico vamos a descubrir edificios arquitectónicamente únicos, paisajes de cuento y una comarca en la que el tiempo, a veces, parece haberse detenido.

DSC_0145

Iniciamos el camino en la localidad de Ferreira de Pantón, muy cerca de Monforte de Lemos y de Ourense, para acercarnos al Monasterio de las  Bernardas.

Durante nuestra visita descubriremos todos los tesoros del único monasterio de toda la Ribeira Sacra en el que todavía pervive la vida religiosa, y que ha mantenido siempre su función desde que fue fundado (en el siglo X, como monasterio benedictino y dúplice). El Monasterio de las Bernardas es un conjunto arquitectónico único, marcado por su pasado cisterciense: en 1175 fue anexionado  a la Orden del Císter. Vamos a visitar la iglesia románica, del siglo XII, donde seguiremos las pistas del maestro cantero, un escultor experimentado que conocía los trabajos de la catedral de Santiago. Entraremos en las dependencias monacales, tras admirar la fachada barroca, del siglo XVIII, para acceder al claustro renacentista, del siglo XVI, y podremos ver la bellísima escultura románica de la Virgen con el Niño, datada entre finales del siglo XII y principios del XIII. Es una talla impresionante, de la que hay una reproducción en la iglesia del monasterio. Se encontró escondida tras una ventana tapiada en 1975, mientras se hacían tareas de restauración y limpieza con motivo del octavo centenario de la anexión del monasterio a la orden del Císter. Otra joya de este monasterio son los almendrados, pastas golosas y bolitas de coco que las monjas elaboran artesanalmente, y que tienen a la venta.

San FizDesde Ferreira de Pantón nos acercamos a la parroquia de San Fiz de Cangas, donde vamos a encontrar una iglesia preciosa, que perteneció a un antiguo monasterio de monjas benedictinas del que no se conservan restos. Este templo románico, del siglo XII, conserva en su interior capiteles zoomorfos bastante toscos, con representaciones de monos, gatos y leones, y capiteles con decoración vegetal, hojas y piñas o uvas. Como otras iglesias de la Ribeira Sacra, en sus muros aparecieron pinturas murales del siglo XVI, que fueron restauradas, y en las que está representado el martirio de San Sebastián. El maestro de esta iglesia no parece muy versado, pero debió de trabajar con el de la vecina Eiré y quiso realizar algo parecido en Cangas.

San Miguel de Eiré

Turno ahora de una de las iglesias más interesantes del románico gallego: San Miguel de Eiré, que formaba parte de un antiguo monasterio de monjas benedictinas, fundado en el siglo XII, del que solo se conserva la iglesia después de la reforma. En su exterior hay muchas joyas, como la puerta del lateral norte, con chambrana decorada con ajedrezado. Dentro encontramos más tesoros: restos de pinturas murales, del siglo XVI, y una pila bautismal. Al maestro de esta iglesia, anónimo, algunos autores lo vinculan al taller de San Pedro de Tejada (Burgos) que trajo ideas novedosas al románico gallego.

Nuestra ruta por Pantón termina en la iglesia de San Esteban de Atán, de origen prerrománico (se conserva una celosía sobre el arco triunfal, además de tres piezas en la torre). La iglesia es de principios del siglo XIII, y, como San Juan de Portomarín, Santa María de Pesqueiras, San Esteban de Ribas de Miño y la catedral de Ourense, está vinculada al taller del maestro Mateo. El interior es sencillo pero maravilloso, tanto como el enclave en el que se encuentra este templo, muy cercano al Miño, en un valle de cuento.

Atán

¿Quieres hacer esta ruta con Máis que Románico? ¡Contacta con nosotras!