Carrusel
Máis que Románico
Ribeira Sacra
Carrusel
Visitas personalizadas
Santiago, Ourense... ¡y mucho más!
Carrusel
Una mirada diferente
Recorridos con guías oficiales
Sombra del banner

Monforte de Lemos

Lugo

Ourense

Contacto

Correo electrónico: info@maisqueromanicorutas.com

Teléfono: 646 533 229.

Perriturismo

Máis que románico colabora con la empresa de turismo con perros y de naturaleza Perriturismo  para ofrecerte propuestas increíbles si has viajado a la Ribeira Sacra con tu perro.

¡En su web puedes ver los planes que hacemos con Perriturismo!

Ruta del románico de Taboada

Una de nuestras rutas más desconocidas de la Ribeira Sacra es sin duda la que transcurre por tierras de Taboada (Lugo). A pesar de ello, el municipio atesora numerosas monumentos románicos que junto a su rico patrimonio etnográfico y civil configuran un interesante itinerario.

Iniciamos nuestro recorrido en el templo de San Pedro de Bembibre, realizado según la inscripción de su puerta sur en la Era de 1229 (Año 1191). La Portada principal, enmarcada por un grueso motivo zigzagueado, posee tres pares de columnas con delicados fustes estriados y capiteles de variada labra entre los que destaca la representación de un avaro.

En su interior encontramos hermosas pinturas murales donde se representa un calvario, escenas de la vida San Cristóbal, junto a San Blas y San Antonio.

Taboada dos Freires

Continuamos nuestro recorrido dejando atrás el lugar de San Pedro donde se emplaza el Pazo de los condes de Taboada, emblemática construcción del siglo XVI. Tras atravesar la capital municipal llegamos a la iglesia de Santa María de Taboada dos Freires cuya portada no dejará indiferente al espectador. Su tímpano muestra a Sansón desquijando al león perfectamente integrado en un marco lobulado. Y, bajo éste, una inscripción referente al maestro Pelagivs Iohanne y a su fecha de construcción: Era 1228 (Año 1190).

Seguimos hasta la feligresía de Piñeira y el templo de Santa María, cuyas dimensiones delatan su pasado monacal. Su fachada ha sido reformada, pero la cabecera conserva toda la esencia románica en sus ventanas completas y canecillos. Del mismo modo la portada lateral de su nave, de considerable altura, se decorada con ricos motivos vegetales. En su interior se reitera la decoración vegetal en capiteles y ventanas. Pero, sin duda, lo más relevante son las pinturas murales de su cabecera y el baldaquino pétreo de estilo gótico situado en la nave.

Santa María de Piñeira

Proseguimos rumbo a San Xulián do Campo, templo modificado en las continuas reformas que sufrió su fábrica románica. De ella conserva una ventana completa situada en la cabecera y la portada principal, cuyo tímpano exhibe una cruz antefija sobre dos mochetas zoomorfas.

Finalizamos nuestro recorrido en la parroquia de Castelo, lugar donde cada año celebran la Queima das fachas iluminando con antorchas la croa de su castro. También interesante es el elaborado cruceiro que encontramos de camino hacia la iglesia de Santa María.

Santa María do Castelo

El templo manifiesta un estilo muy peculiar en el que predomina la decoración de casetones con arquillos coronados por una bola en su interior. Este elemento se observa en las portadas y el arco triunfal de Santa María y confieren al templo y a su artífice un sello de identidad propio.

También cabe señalar la decoración de la ventana completa de la cabecera, donde ningún elemento queda sin ornato: bases con rosetas en los plintos y rostros en las esquinas, capiteles con aves y ricos arquitos con bolas en chambrana, arquivolta y tímpano.

Ruta del románico de Sober

Para descubrir el románico de la Ribeira Sacra podemos hacer rutas que combinen arte y paisaje, como esta que os proponemos en tierras de Sober (Lugo). Comenzamos esta ruta en la parroquia de Lobios, donde vamos a visitar la iglesia de San Xulián, que perteneció a un antiguo monasterio de monjas benedictinas, aunque de las dependencias monásticas no se conservó nada. Estamos ante uno de los ejemplos de tardorrománico que conservamos en la Ribeira Sacra (1200-1225).

Presenta una sola nave rectangular, con techumbre de madera y una cabecera rectangular. En el interior, el tramo presbiterial se cubre con bóveda de crucería apoyada sobre ménsulas-capitel, elemento estructural característico de la arquitectura tardorrománica galaica. En las cuatro ménsulas aparece esculpido el Tetramorfos según la visión de Ezequiel. 

En el exterior destacamos la portada sur, que presenta un abocinamiento muy marcado. Las arquivoltas se apoyan sobre capiteles con interesante iconografía de centauros, dragones y aves que representan una confrontación entre el bien y el mal. La portada principal es similar a la sur, con decoración vegetal en sus capiteles. Sobre la portada se puede ver una hermosa ventana con dos vanos, arco apuntado y decoración con bolas y conchas de vieira. 

En esta parroquia no podemos perdernos el santuario de Nosa Señora dos Anxos, el cruceiro y el souto con imponentes castaños centenarios. Así que en nuestro recorrido haremos una parada para disfrutar de estas joyas.

Continuamos la ruta hasta la vecina parroquia de Pinol. La iglesia de San Vicente se constituye como parroquia en el siglo XII. Su fachada destaca por un pequeño rosetón con una estrella de seis puntas y su sencilla portada con decoración vegetal y geométrica. El interior presenta planta de cruz latina. Lo más interesante son dos capiteles en el brazo del cruceiro. En uno de ellos están representados Adán y Eva, y en el otro animales reales y fantásticos. Los muros de la nave están cubiertos de pinturas murales sin restaurar.

Desde Pinol podemos subir a Cadeiras, donde está uno de los miradores más espectaculares sobre el cañón del Sil, además del santuario, en el que hay romería el 8 de septiembre. En Sober se puede hacer una ruta de miradores para disfrutar de este paisaje excepcional que tenemos en la Ribeira Sacra.

La última iglesia románica  que tenemos en ruta es la de Santa María, en la parroquia de Proendos. La iglesia es del siglo XII, aunque fue modificada en épocas posteriores.  Lo más interesante es su cabecera rectangular, que conserva unas pinturas murales del siglo XVI, restauradas, donde aparecen representada La Anunciación, San Blas o la Adoración de los Pastores, entre otras.

Cerca de la iglesia hay unos petroglifos muy interesantes.

Monforte de Lemos

Uno de los lugares que no nos podemos perder, si visitamos la Ribeira Sacra, es la ciudad de Monforte de Lemos. Desde Máis que Románico os proponemos realizar una visita a pie desde el monte de San Vicente hasta el Campo de la Compañía.

Monforte de Lemos

Nuestra visita comienza en el monte de San Vicente, donde, según algunos autores, estuvo emplazado el Castro Dactonium, habitado por el pueblo de los Lemavos. En este lugar se encuentra el Conjunto monumental de San Vicente del Pino, en el que destaca la Torre del Homenaje, flanqueada por el Monasterio Benedictino de San Vicente y el palacio de los Condes de Lemos. En la actualidad, el monasterio y el palacio forman parte del Parador de Turismo. Desde este lugar comenzamos el descenso hacia la Puerta Nueva, una de las entradas de la vieja muralla medieval, que nos llevará hasta el casco antiguo de Monforte y su barrio de ámbito judío. La presencia judía en Monforte fue muy importante durante la Edad Media. Recorriendo estas calles conoceremos los barrios gremiales y los lugares de tradición judía. Salimos del recinto amurallado por la Puerta de la Alcazaba, la más antigua que se conserva. Bajamos por la calle de Santo Domingo y llegamos a la cárcel vieja, construcción que albergó los calabozos de la ciudad. Al lado de la cárcel vieja se encuentran los restos de otra de las puertas de la muralla, la puerta de la cárcel vieja, por la que llegaremos a la plaza de España. Desde aquí seguimos caminando hacia la calle del Comercio, en la que encontramos una casa con balconada y con mucha historia: el antiguo hospital de la Orden de San Antonio. También fue casa consistorial y en la actualidad se encuentra la oficina municipal de turismo y el Centro del vino de la Ribeira Sacra. Muy cerca de este lugar se encuentra una pequeña calle, en la que podremos ver la casa más estrecha de España, recogida en el libro Guinnes. Su fachada tiene 1, 5 m de ancho.

Castillo de Monforte de Lemos

Al terminar la calle del Comercio llegamos hasta el Puente Viejo, de origen romano, aunque la actual construcción data del siglo XVI. Cruzando el puente viejo nos econtramos con la fachada del Convento de las Madres Clarisas ( siglo XVII) fundado por los VII Condes de Lemos, que alberga el segundo Museo de Arte Sacro más importante de España. Regresamos a la calle Cardenal, en el centro de la ciudad, en la que en el siglo XVII se encontraba una importante industria sedera promovida por el Conde de Lemos, Don Pedro Fernández de Castro. Seguimos hacia el Campo de la Compañía pasando por el Parque de los Condes, que está situado a la orilla del río Cabe, con hermosos puentes de madera y en el que se encuentra también un viejo puente de piedra mandado construir por el Cardenal D. Rodrigo de Castro en el siglo XVI.

El Campo de la Compañía está presidido por el Colegio de Nuestra Señora la Antigua, más conocido por el Escorial Gallego. Fue fundado el cardenal D. Rodrigo de Castro en el año 1593. Este grandioso monumento alberga una curiosa escalera monumental, dos claustros renacentistas, la iglesia jesuítica y una pinacoteca con obras de autores importantes como El Greco.

¿Quieres hacer esta ruta con nosotras? Contacta aquí.

Santiago de Compostela

Es obligado visitar Santiago de Compostela para cualquiera que llegue a Galicia. Capital de la Comunidad Autónoma desde 1981 y Patrimonio de la Humanidad desde 1985, esta pequeña ciudad (su población ronda los 100.000 habitantes) esconde tesoros en casi todos sus rincones, y su majestuosa catedral, una de las joyas del arte y la arquitectura de Europa, le otorga un ambiente casi sobrenatural.

Aunque su población fija no es mucha, la ciudad crece notoriamente durante nueve meses al año gracias a los estudiantes que llenan la Universidad de Santiago de Compostela, una de las más prestigiosas de España. Fue la primera universidad de Galicia, y se fundó en 1495 gracias en gran parte a la importante figura del Arzobispo Alonso III de Fonseca y a su conocimiento de la universidad salmantina.

Junto al ambiente universitario, el fenómeno de las peregrinaciones también influye en el crecimiento demográfico flotante de la capital gallega:  su crecimiento ha sido imparable desde el Año Xacobeo de 1993, y ha convertido Compostela en unos de los destinos más importantes a nivel mundial.

Y esto debemos agradecérselo a una tumba, o más bien al descubrimiento del Sepulcro de Santiago el Mayor por parte del Ermitaño Pelagio, y a personajes como Teodomiro, Alfonso I, Gelmírez… y otros muchos que, a lo largo de la historia, contribuyeron a proteger y engrandecer la ciudad apostólica y su leyenda.

Labrada en granito gallego, el entorno monumental de la Catedral de Santiago nos ofrece infinidad de plazas y rincones que mantienen la esencia a través del tiempo. La Catedral actual se comienza a edificar en el año 1075, por lo que mantiene, aun con modificaciones, su planta románica, lo mismo que la fachada de Platerías, la única de esa etapa que se conserva en el exterior. Las otras fueron modificadas durante los siglos XVII/XVIII. Esto incluye a la celebérrima fachada del Obradoiro, que cobija el Pórtico de la Gloria, considerado el máximo exponente mundial de la escultura románica… y tímido anunciador del nuevo estilo gótico que comenzaba a inundar Europa.

Durante el Barroco se produce una profunda transformación en la ciudad medieval, y esos cambios han llegado hasta nuestros días. En la plaza del Obradoiro preside la majestuosa fachada de la catedral del mismo nombre; de hecho su construcción fue lo que permitió el acondicionamiento de la plaza. El Hostal de los Reyes Católicos, hoy Parador Nacional de Turismo, aúna planteamientos todavía góticos, como el de su capilla, con novedosas y salubres soluciones renacentistas, tanto en sus patios interiores como en su fachada. En ella, un complejo programa iconográfico nos alerta de la necesidad de mantener una mente sana a fin de gozar de un cuerpo también sano. Y nos presenta a personajes como Isabel de Castilla o Fernando de Aragón.

El actual edificio consistorial de la ciudad comparte emplazamiento con el despacho de Protocolo del Presidente de la Xunta de Galicia en el Pazo de Raxoi, edificio de formas neoclásicas mandado construir por el Cabildo Catedralicio a finales del siglo XVII/principiops del XVIII. Cierra la plaza por último el Colegio de San Xeróme, actual Rectorado de la Universidad, que destaca por mostrar cómo en Galicia, incluso en el siglo XV, las formas románicas continuaban vivas, tal como nos muestra la portada de la fachada, reutilizada en el XVII.

La Plaza de Platerías, con su escalinata de acceso a la catedral y su fachada de formas románicas, o la de la Quintana junto con la de Azabachería, cierran el entorno monumental de la catedral. En la Plaza de la Quintana se encuentra también la Puerta Santa. Llegados a este punto dejamos atrás las imponentes plazas de Platerías y del Obradoiro y nos vamos a callejear por la impresionante zona antigua de Compostela.

En la Rúa do Franco encontramos el Colegio de Fonseca, del primer tercio del XVI, que albergó la universidad y hoy es Biblioteca. Su patio lo preside su fundador, Alonso III de Fonseca, rodeado del texto en piedra de donde surge el lema de la USC “Gallaecia fulget”. En esta calle están algunos de los locales más emblemáticos de Santiago de Compostela, es sin duda una de las arterias principales de la ciudad y nos conduce directa a la Alameda, que ofrece en su paseo magníficas panorámicas de la ciudad del Apóstol Santiago el Mayor, además de una interesante ruta botánica, la Iglesia del Pilar, las “Dos Marías”

Muy recomendable es la visita al mercado de la ciudad, lleno de bullicio y vida, en plena zona de vinos y tapeo. Las opciones son muchas para seguir visitando Compostela: San Martiño Pinario, el Museo de las Peregrinaciones, el Museo de Arte Contemporáneo, o el de SantDomingos de Bonaval, cuyo antiguo cementerio alberga hoy uno de los muchos parques que posee Santiago.

¿Por dónde empezamos la ruta?